PEÑAFIEL – ¡TOMEMOS NOTA!

 

Ayer nos enteramos de nuevo que han vuelto a salir documentos del archivo de Salamanca casi con nocturnidad, ¡Qué pena! Nadie ha sido capaz de denunciar a los que han permitido otro atropello sobre nuestro patrimonio.

Parece que a nadie importe que se desmantele dicho archivo, ni siquiera a los propios vecinos más cercanos, es decir comercios en torno al mencionado archivo. Deberían tener en cuenta que las visitas de historiadores a la ciudad siempre genera negocio, y la industria de la hostelería deberían haber puesto el grito en el cielo diciendo BASTA DE ATROPELLOS, pero siendo esto preocupante y descorazonador, mucho más lo es cuando nuestros políticos municipales, autonómicos y del estado, no tienen ninguna sensibilidad por el desmantelamiento del patrimonio de esta tierra, desgobernada por traidores y moradores de los pesebres de la política.

Deberíamos tomar nota a quien votamos en las próximas elecciones, pues si lo analizamos con detenimiento, poco tenemos que agradecerles, más bien al contrario, son ellos los que se llenan los bolsillos y estomago gracias a su desapego por el pueblo que representan, el mismo pueblo que se olvida de lo que han hecho durante la legislatura. Así, sin pensarlo volvemos a meter la papeleta para que sigan los mismos, cometiendo atropellos sobre nuestro patrimonio, y burlándose de un pueblo que no sabe o no quiere afrontar cambios que permitirían que entrase algo de aire fresco.

Con todo, es mucho más patético que los papeles salgan para una comunidad que nos está diciendo todos los días que no quieren ser España, pero nosotros seguimos dándoles lo que nos pidan, ni siquiera tenemos la prudencia de poner en “cuarentena” los posibles cambios que pudiese haber en esta tierra llamada España. Castilla siempre ha sido la madre nodriza de todo el que reclame algo al gobierno de turno, siempre ha sido el hijo sacrificado para poder complacer a otros más exigentes, por el solo hecho de que en Castilla no se reclama, no se castiga a los políticos que firman ordenes en contra de su pueblo, pero en cambio todo se olvida con asombrosa facilidad, ¡Mal futuro tenemos!

Con los medios de comunicación que hoy existen en cualquier bolsillo, se podría dar cita a miles de personas en tan solo unos minutos, si la última partida de documentos salió alrededor de las 8 de la mañana, bien se podría haber comunicado a plataformas interesadas por el no desmantelamiento de ese, ni de ningún archivo histórico de nuestra comunidad, pero no, no se ha hecho, lo han contado y con muy poco bombo después del genocidio documental.

Recomiendo a todos los ciudadanos sensibles con el desmantelamiento de nuestro patrimonio, que consulten el libro editado por EL NORTE DE CASTILLA “CASTILLA Y LEON; LO QUE SE LLEVARON DE ESTA TIERRA” año 1992, en él podemos ver multitud de obras de todo tipo repartidas por el amplio mundo, y no deja de ser curioso que la comunidad que nos reclama unos documentos que dicen que les pertenece, ellos, tienen un montos de obras NUESTRAS en museos de Barcelona. ¡Qué suerte tienen los catalanes, a ellos nadie les reclama nada!

Debemos tomar nota de que ponemos en la papeleta antes de meterla en la urna, la reflexión es muy sana…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *