PEÑAFIEL – ¡Santa María, qué pena!

¿Sera por que el mal de la próstata avanza imparable en nuestros hombres, será porque piensan que regando la trasera de la iglesia con fluidos llenos de amoniaco la piedra se conserva mejor, será porque quieren marcar con su olor las zonas de paso, será porque no queda nada de civismo? “ Nunca lo sabremos” Lo cierto es que cada día nuestra preciosa iglesia de Santa María, sede del Museo Sacro para más inri, está mucho más meada, erosionando la piedra base con el suelo. La imagen de ese monumento en esa pequeña calle es nefasta, existen pequeños charquitos de líquido amarillo, que obviamente no son de lluvia, y unos olores nauseabundos. No se entiende tal hecho habiendo alrededor un montón de bares, el ayuntamiento y múltiples establecimientos donde poder atender alguna urgencia. Sin embargo, siendo malas estas meadas por estar donde están; tan céntricos, tan a la vista, tan feas,...

Leer más

PEÑAFIEL – ¿NOS QUEDA TIEMPO?

Hace unos meses en las Jornadas de Patrimonio de Peñafiel, alguien me dijo que yo era muy pesimista, porque no veía el optimismo desmesurado que la ponente, al parecer si veía en relación a la desaparición de las fabricas de nuestro pueblo, y en consecuencia la perdida de numerosos puestos de trabajo.  Hoy constato para nuestra desgracia, que el Hotel Ribera del Duero es muy probable que tarde mucho en abrir de nuevo, siendo ese el menor de los males. Además la fábrica de cerámica está dando sus últimas bocanadas, y lo que es más grave si cabe, el caso de la fábrica de Santiveri, que al parecer no se encuentra la solución para su necesaria ampliación. De suceder estos negros augurios, Peñafiel quedaría muy tocado. Las Bodegas no pueden absorber todo lo que en otros sectores se destruye. Las consecuencias de la pérdida de trabajo obligaran a marcharse...

Leer más

PEÑAFIEL – Con que poco nos conformamos…

  ¡Ay de mi Castilla que grande serias si tuvieses buen señor! Paseando tranquilamente por las calles de nuestra Castilla , observo que en cualquier ciudad, pueblo, o pedanía, el mobiliario urbano, todo, o casi todo, está fabricado en Cataluña y en Vascolandia. Y me pregunto; ¿Será que en nuestra tierra no hay empresarios lo suficientemente hábiles para poner una pequeña industria, que podrían vivir de ella bastantes familias si los políticos de esos municipios comprasen el producto a esta? Tal vez nuestros políticos prefieran comprar esos productos a otros lugares de “España” porque es más fácil conseguir una posible  “compensación”. Pero claro, me sorprende oír lo bueno que hacemos en Castilla –fabricado aquí- y luego industrias como esta, por ejemplo, está totalmente ignorada. Pero como bien se puede comprobar daría buenos puestos de trabajo a la necesitada Castilla. Solo con que nuestros dignos representantes, se fijasen un poquito...

Leer más